Publicado el

El cannabis y la acuaponía

Cada día son más numerosas las técnicas de cultivo de marihuana existentes dentro de la escena cannábica internacional.

Cultivo de interior en acuaponía.

Cultivo de interior en acuaponía.

La acuaponía se basa en la integración de la acuicultura y lahidroponía. Rakocy (1999), Messer (¿) y Rakocy et al. (2003) indican que la acuaponía es el cultivo de peces y plantas en un sistema de re-circulación cerrado.

Esta técnica es perfectamente adaptable a nuestros cultivos de marihuana permitiendo así conseguir una cosecha de máxima calidad cultivada en un sistema hidropónico pero con el sabor y aroma  que ofrece un cultivo orgánico.

En estos sistemas, los peces aportan al agua sus ricos nutrientes  gracias a la labor de unas bacterias que permiten transformar sus heces en preciado alimento para nuestras plantas. Las bacterias descomponen  dichos desechos de los peces a través de un proceso mediante el cual, estas se convierten en nutrientes disponibles para las plantas.

Creando un sistema de re-circulación con un sistema hidropónico puedes alimentar a tus plantas  rebajando así en nivel de toxicidad del tanque donde se encuentran los peces.
El propio sistema hidropónico, donde se sustentan las raíces actúa como bio-filtro mejorando así la calidad del agua retornada otra vez al tanque donde se encuentran los peces.

Conceptos básicos del cultivo de marihuana en acuaponía

Cultivo de pimientos en acuaponía.

Cultivo de pimientos en acuaponía.

Selección de plantas: Se deben elegir variedades de marihuana que se adapten bien a los sistemas de cultivos hidropónicos. Las variedades sativa-indica, como la marihuana Amnesika 2.0 de Philosopher seeds, resaltan sus mejores características en este tipo de sistemas.

En este caso, se utilizaron vegetales comestibles con características nutricionales similares debido a que el sistema se encontraba expuesto en un comercio. La ilegalidad de la marihuana no permitió realizar el cultivo con plantas de esta especie.

Selección de peces: En sistemas de acuaponia se utilizan diferentes especies, tanto de agua fría como de agua cálida. Las más utilizadas son: Carassius auratus auratus(goldfish) y Cyprinus carpio (koi), para agua fría y Astronotus Ocellatus (pez oscar) o, Siruliforme (pez gato), para agua cálida, para este tipo de peces necesitarás una resistencia térmica para agua.

Astronotus Ocellatus (pez oscar)

Astronotus Ocellatus (pez oscar)

Se deben elegir especies que sean tolerantes a condiciones fluctuantes del agua, como el pH, temperatura, oxígeno y sólidos disueltos. En este caso utilizamos Astronotus Ocellatus (pez oscar), debido a su rápido crecimiento e inagotable y voraz apetito.

Calidad del agua: Los sistemas  de cultivo acuapónicos requieren de un control exhaustivo de la calidad del agua. Los parámetros para asegurar su calidad incluyen el oxígeno disuelto, dióxido de carbono, amonio, nitrato, PH, cloro, y otras características. Las características dependerán de las especies de peces y plantas que vayamos a cultivar.

Biofiltración, sólidos suspendidos: Las heces de este tipo de sistemas contienen nutrientes, sólidos disueltos y otros subproductos. Los filtros biológicos son diseñados para recoger estos sólidos disueltos suspendidos en el agua facilitando el proceso de nitrificación y convirtiendo estos sólidos en alimento disponible para las plantas. Esta labor es esencial para el buen desarrollo del cultivo.

Filtro biológico donde crecen las bacterias.

Filtro biológico donde crecen las bacterias.

Proceso de nitrificación: Es una de las funciones más importantes para que el sistema funcione correctamente, reduce la toxicidad del agua para los peces y permite que el amoniaco se transforme en rico fertilizante para nuestras pequeñas.

Gracias a las nitrosomonas que convierten el amoniaco en nitrito y a las nitrobacterias que convierten los nitritos en nitratos se cierre el ciclo por el cual las plantas pueden alimentarse del agua del acuario reduciendo así el nivel de amoniaco que contiene este y que puede llegar a ser letal para los peces. Estas bacterias, además funcionan como protector radicular.

Proporción: La proporción se refiere al volumen del agua en el tanque de los peces con el volumen total del medio hidropónico. La proporción suele ser de 1/2, quiere decir, que el tanque de los peces tiene que ser el doble que el sistema de cultivo.

Instalación y material del cultivo de marihuana en acuaponía

Detalle del sistema acuapónico.

Detalle del sistema acuapónico.

Son necesarios algunos materiales para la instalación  que son de fácil adquisición y que te ayudarán a conseguir un cultivo de acuaponía con éxito.

Sistema de cultivo hidropónico; Existen diferentes sistemas y técnicas, debes elegir el que mejor se adapte a tu espacio donde vayas a realizar el cultivo. Recuerda que la proporción entre el acuario y el sistema de cultivo debe ser 1/2.

Acuario. Puedes utilizar cualquier depósito que sea lo suficientemente fuerte para soportar la presión del agua. Paracultivos con luz artificial siempre es mejor usar un acuario y que los peces estén visibles para un mayor efecto estético.

Bomba de agua. La capacidad litros/hora de la bomba de agua sumergible debe ser como mínimo de la misma capacidad del tanque donde se encuentran los peces, aunque aumentarla un poco ayudará a que el sistema funcione correctamente.

Gracias al filtro las raíces están sanas.

Gracias al filtro las raíces están sanas.

Asegurarnos que se instala correctamente en el fondo del tanque para que puede absorber con facilidad los sólidos disueltos que se encuentren allí y puede bajar efectivamente el nivel de amoniaco del agua.

Filtro biológico: Es la parte más importante del sistema. Dentro del filtro se establecerán las bacterias que ayudan a transformar el amoniaco en  finalmente nitrato siendo este alimento para las plantas.

Por lo tanto, establecer una buena colonia de bacterias que pueden ejercer su labor efectivamente creará un sistema sano y seguro donde poder realizar cultivos de máxima calidad. A partir de los 3 a 6 meses las bacterias son abundantes y  es cuando el filtro comienza a trabajar de forma  más efectiva.

Beneficios y ventajas del cultivo de marihuana en acuaponía

Guindillas cultivadas en acuponía.

Guindillas cultivadas en acuponía.

Con la acuaponía tienes la posibilidad de crear un huerto orgánico de máxima calidad como si se tratara de un cultivo demarihuana en tierra con las ventajas de crecimiento y producción que ofrece un sistema hidropónico.

Además, tendrás la ventaja de tener  un sistema vivo que alimenta tus plantas y que gracias a ello, tú eres quien controla el ciclo de nutrición forma exhaustiva de las plantas, sin tener que comprar ningún tipo de fertilizante que pudieras necesitar.

Crearás una simbiosis entre tus plantas y los peces, este equilibrio  siempre y cuando controles los parámetros antes mencionados en este artículo, te ofrecerá un  resultado final sencillamente espectacular.

Debes conocer esta nueva y apasionante  técnica que te ofrece el equipo de Alchimiaweb, con el cual podrás compartir tus experiencias relacionadas con el cultivo de marihuana en acuaponía. Buenos Humos!!

Bibliografia

  • Diver,S.2006. Aquaponics-Integration of Hydroponics with Aquaculture.
  • Masser,M.Hydroponics Integration with Aquaculture.
  • Rackocy J,1999. The status of aaquaponics part1. Aquaculture Magazine 25 (4):83-88

[youtube id=»uISclDXGAZM» width=»620″ height=»360″]

via : alchimiaweb.com

Publicado el

Como preservar semillas

Las semillas de marihuana, al tratarse de un organismo vivo, deben de almacenarse en condiciones de humedad y temperaturas adecuadas, ya que de no ser así, van perdiendo cada vez más su poder germinativo, lo que puede provocar que las semillas germinen 5, 6 o incluso 7 días después de haberlas puesto a germinar, o incluso que no germinen, cuando lo normal sería que lo hicieran entre 48 y 72 horas después de iniciar el proceso germinativo.

Condiciones óptimas de conservación de las semillas de marihuana

La mayoría de tiendas y distribuidores de semillas de cannabis almacenan sus semillas en frigoríficos ya que así recrean el ambiente ideal para conseguir la máxima longevidad de las semillas.
Temperaturas entre 4º y 8º C y humedades relativas cercanas al 10-20 % y siempre al abrigo de la luz, que es otro de los factores deteriorantes del poder germinativo de las semillas, son condiciones ideales para una óptima conservación de las semillas de marihuana.
Así pues la mejor forma de almacenar las semillas puede ser en un bote de plástico opaco y hermético, donde pondremos varios saquitos de gel de silicio para reducir la humedad (recordemos que la humedad ideal se sitúa entre el 10 y el 20%) y lo guardaremos en el frigorífico. Deberíamos utilizar el cajón de la verdura ya que es la zona de la nevera con temperaturas superiores al resto del frigorífico ( la temperatura ideal de conservación de las semillas de cannabis se sitúa entre los 4ºC y 8ºC).
Dicho esto hay que saber también que una semilla de marihuana en buenas condiciones de germinación puede llegar a germinar pasados más de 5 años después de su producción y guardada en peores condiciones este tiempo se puede reducir a tres años. Con ello queremos decir que si debemos plantarlas unos días o unas semanas más tarde, no es necesario que las guardemos en la nevera, será suficiente con mantenerlas en un sitio fresco, al abrigo de la luz y en su envase original.
Paso a detallar métodos eficaces:
• Guardar las semillas en un carrete de fotos (negro), este a su vez dentro de un tupperware bien cerrado, y meterlo en la nevera. Este método es el que yo uso pero solo las meto en el carrete y va bien yo metí una semilla de ak que tenia un buen tiempo con las maxi goom y germino perfectamente lo que podéis hacer es antes de meterlos en el carrete meter las semillas en un envases eppendorf así estarán mejor.
• Guardar las semillas en un armario, oscuro, seco y con temperaturas no muy altas. Este método esta bien si las vas a usar pronto.
Publicado el

Cosechar Cannabis, manicurar, secar, curar y conservar

Desde que el ser humano inventó la agricultura, la cosecha ha sido un tiempo de felicidad. El trabajo de meses se ve recompensado con los frutos de la tierra y las épocas de escasez se olvidan en la abundancia. En este mundo acelerado, lleno de coches y asfalto, los cañameros seguimos disfrutando de este acontecimiento. Cosecha tus plantas con cariño, entre volutas de humo y sin prisas, te lo agradecerán. La cosecha del cannabis es muy sencilla. En resumen consiste en cortar los cogollos y secarlos. La calidad del producto final, sin embargo, dependerá de cómo se haga este secado. Cosechar, manicurar, secar y curar son los cuatro procesos que, si se hacen bien, harán de fumar un gran placer.

COSECHAR

La familiaridad con la variedad que cultivemos es la mejor regla. No todas las variedades tardan lo mismo en madurar. Una sativa como la mejicana madura más lentamente que una índica como la Northern Lights. Frente a una hierba desconocida hay que experimentar cosechando en diferentes momentos. Así al año siguiente, sabremos exactamente cuál es el momento adecuado para recolectar las plantas. En exterior, el momento óptimo para cosechar dura unas dos semanas. Cuando veas que la mitad de los pistilos tiene un color marrón o naranja, prepárate y vigila atentamente. La planta alcanza su máxima potencia cuando entre un 50 y un 90 por ciento de los estigmas o pelillos blancos de las flores han perdido el color blanco y tienen un tono marrón o naranja. Está en el punto óptimo para ser recogida. Como regla general, se puede decir que la planta cosechada con más pistilos blancos tendrá menor potencia y un colocón “mental” y alegre. Con más pistilos marrones o naranjas la hierba tendrá más THC (tetrahidrocannabinol) y el globo será “físico” y sedante. Esta regla no es, ni mucho menos, infalible y depende de cada variedad. Las sativas suelen ser estimulantes comparadas con las índicas, más relajadas y narcóticas. durante la semana anterior a la cosecha no hay que abonar la planta. Regadla sólo con agua para lavar los restos de fertilizantes. Esta simple medida mejorará el sabor de la hierba y rascará menos la garganta. Cosechad la planta después de un día de sol, hay que evitar recoger las plantas cuando estén mojadas ya que la humedad favorece la aparición de hongos y mohos. Al cosechar se puede cortar la planta entera o ir cortando cogollos conforme vayan madurando. A gusto de cada uno. Puedes cortar los cogollos superiores primero y dejar los más bajos para que terminen de madurar.

MANICURAR

Después de cortar la planta se deben quitar las hojas grandes que no tienen glándulas de resina. Hay quien corta estas hojas después de secar las plantas. Así, al secarse, las hojas grandes recubren el cogollo y lo protegen evitando que se rompan las glándulas llenas de resina. Para hacerle la manicura a tus cogollos agarra la planta por el tronco y, mientras la sostienes boca abajo, ve cortando las hojas grandes con sus peciolos o tallitos. También puedes cortar las puntas de las hojas que sobresalgan del cogollo y no tengan resina. Cuanto más limpies el cogollo, más potente será. Mientras manipulas los cogollos ten cuidado y no los manosees. Las glándulas de resina se rompen con facilidad y el THC se oxida.

SECAR

El THC del cannabis fresco no “coloca”, es decir, no es psicoactivo. Para convertirse en marihuana fumable, la hierba tiene que secarse. El proceso de secado influye mucho en la calidad del producto final. Una hierba mal secada rascará la garganta y perderá potencia. Por el contrario, si el cannabis se seca lentamente, el sabor y la potencia mejorarán. El cannabis se debe secar en un lugar seco, oscuro, fresco y ventilado. Si colgamos los cogollos cogerán una forma más redondeada que si los extendemos sobre un periódico o rejilla. Si los extiendes vuélvelos cada día para que se sequen uniformemente. Dependiendo del clima el secado puede durar entre una y tres semanas. Si no quieres curar la hierba, manténla secando hasta que el tallo central se quiebre al doblarlo. Si piensas curar el cannabis, cuando el cogollo se sienta crujiente al tacto pero un poco húmedo en el centro pasa al curado.

Un sistema para hacer un buen secado y proteger los cogollos al mismo tiempo. Consiste en hacer una bolsa con una hoja de periódico que se dobla a lo largo y se pegan con cinta dos de los tres lados abiertos. Se deja abierto uno de los lados estrechos por donde se introduce el cogollo. La bolsa se sujeta al tallo del cogollo con una pinza y se cuelga el cogollo. Haz agujeros en la bolsa para que pueda entrar aire. La bolsa también sirve para recoger las glándulas de resina y las semillas que se puedan caer del cogollo durante el secado. El mayor peligro cuando secamos el cannabis es que aparezcan hongos. Pueden evitarse poniendo un ventilador que mueva el aire alrededor de los cogollos. Si se enmohece un cogollo sepáralo del resto para que no los contagie. Secarlo al sol directo durante al menos 24 horas debería acabar con los hongos.

CURAR

Cuanto más lento sea el secado, mayor potencia y mejor sabor tendrá la hierba. El curado consigue que la hierba se seque más despacio. Una buena forma de curar es meter la hierba en cajas metálicas o de madera (no de plástico) que se abren una o dos veces al día. De este modo la hierba se acaba de secar más despacio lo que mejora su sabor y su potencia. La duración del curado depende de cuantas veces al día abras la caja y de las condiciones del clima. Vigila a diario la hierba en busca de moho. Las condiciones del curado pueden hacer aparecer hongos si no se va abriendo la caja para que se airee. Si aparecen, saca los cogollos de la caja y cuélgalos al sol.

CONSERVAR

Una vez que la hierba esta bien seca (cuando el tallo se quiebra) se puede meter en tarros de cristal que cierren herméticamente y conservarla meses e incluso años sin perdida de potencia en un lugar fresco y oscuro. La hierba pierde potencia en contacto con la luz, el aire y el calor. Por eso hay que guardarla herméticamente, a oscuras y sin altas temperaturas.

FUMAR

…es un placer…(¿o acaso necesitáis más instrucciones? XD)

LO QUE NO SE DEBE HACER…

La marihuana no se debe enterrar para que se cure. Esta técnica produce la aparición de bacterias y hongos que pueden ser peligrosos. Algunos pueden provocar infecciones respiratorias muy graves. La resina no está en el interior de la planta: colgar la planta, arrancarla con raíces o hervir estas no incrementa la potencia de la hierba. Secar el cannabis en el horno o el microondas destruye parte del THC. Si aún así os puede la impaciencia, secadla con el horno normal al mínimo (50-70ºC) dejando la puerta un poco entreabierta. No subáis más la temperatura porque se destruirá demasiado THC.»

Publicado el

Técnicas de cultivo: Scrog

El sistema de cultivo de marihuana en SCROG es el sistema que nos permite obtener la máxima producción en armarios con el menor número de plantas de cannabis.

La denominación viene del inglés “screen of green” -en español rejilla verde- y el nombre le viene dado porque, literalmente, se hace crecer a las plantas a través de una rejilla o mallazo.
Pero vayamos al grano. Vamos a desarrollar el sistema paso a paso.sgrog_1

Cultivando marihuana en SCROG

Para esta forma de cultivo deberemos contar con entre una y cinco plantas de marihuana para un armario de aproximadamente un metro cuadrado. Al final el resultado será el mismo en todos los casos, es decir vamos a obtener la misma producción, con una, con tres o con cinco plantas, lo único que variará será el tiempo que tardaremos en obtenerla.
Para llevar a cabo este sistema deberemos instalar una malla o rejilla (preferiblemente de caña de bambú de unos 6/8mm de diámetro) con agujeros de entre cinco y diez centímetros, a unos veinte centímetros por encima de las macetas y conforme las plantas vayan creciendo las iremos atando y enredando en el enrejado para evitar que crezcan más altas que la propia rejilla. Eso provocará que la punta de la planta pierda protagonismo y la planta tienda más a la ramificación.
Este proceso debe durar hasta que tengamos ocupado más o menos el 70% de la superficie del enrejado, aunque esto dependerá mucho de la variedad que estemos cultivando. Llegados a este punto se trata de pasar del fotoperiodo de crecimiento (18/6) al de floración (12/12). Durante los primeros días de floración la planta de marihuana continuará creciendo, lo que permitirá a las plantas acabar de colonizar todo el mallazo. Al empezar y durante la floración los cogollos de nuestras plantas estarán todos a la misma altura de la luz, lo que redundará en una cosecha de la máxima calidad y sin cogollos de segunda.
Por lo que se refiere a la floración, esta debe de desarrollarse con total normalidad sin ningún tipo de cuidado especial, exactamente igual que en cualquier otro tipo de cultivo convencional.
sgrog_2Este un sistema que se recomienda sobre todo para variedadesde marihuana sativas que tienden a un crecimiento desmesurado y difícil de controlar en pequeños armarios y que nos llenarán el enrejado con mucha rapidez, aunque también se puede utilizar para cultivar marihuana en espacios muy reducidos. Cualquier variedad es apta para ello, pero debemos de tener en cuenta que si utilizamos el SCROG para variedades 100% sativa nos bastará con llenar el 50/60 % del mallazo para pasar a floración, mientras que si trabajamos con variedades 100% índicas deberiamos esperar a llenar hasta el 80% de la rejilla.sgrog_3
Si queremos desarrollar este sistema de cultivo con una sola planta, nos convendrá utilizar una maceta de aproximadamente 25 litros de capacidad y le deberemos dar entre 5 y siete semanas de crecimiento para que llegue a cubrir el 70 % del mallazo. Una vez cubierta esta superficie cambiaremos el fotoperiodo a floración, para que durante el “strech” o crecimiento vegetativo prefloral, se acabe de llenar el resto de la rejilla.
Si queremos desarrollar el SCROG con tres o cinco plantas por m2 nos bastará con macetas de aproximadamente 12 litros y entre 3 y cinco semanas de crecimiento.
sgrog_42Una de las grandes ventajas que ofrece este sistema, aparte de la ya comentada de ahorro de esquejes o semillas, es el poco mantenimento que requiere ya que una vez realizado el trabajo de atar y enredar, nos encontaramos con que solo debemos de regar una, tres o cinco plantas de marihuana, en comparación con lo que supone andar regando 20 o 30 plantas como sucede con otros sistemas de máximo rendimiento como el “SOG” o Sea of Green (mar verde) del cual hablaremos más adelante.