Publicado el

Hormonas enraizantes caseras para cultivo de marihuana

La benerva es una ampolla de vitamina B1 utilizada para fomentar la creación de raíces, y es muy barata en cualquier farmacia. Pero antes de tocar ese tema, quisiéramos hablarles de lo que, a nuestro juicio, es el mejor producto existente para la creación de esquejes, tanto semileñosos como de madera tierna: la miel.

En el supermercado encontrará miel con toda seguridad y a precios más que económicos. Cierto es que cuando mejor (más natural) sea el producto, mejores resultados obtendremos. Pero tampoco necesitamos que sea la mejor del mundo. Una miel sencillita servirá a la perfección.

Al utilizar miel seguiremos el proceso normal que empleamos cuando hacemos nuestros esquejes. Haremos un corte en bisel de 45 grados, después introduciremos la parte del corte en la miel, a continuación la parte repleta de miel en agua, y después al agujero que hemos practicado en el sustrato para introducir el esqueje. Es decir: todo igual que con hormonas de enraizamiento compradas en cualquier grow o vivero. La única diferencia es que es mucho más barato haciéndolo así.

VENTAJAS DE LA MIEL

Bueno, en realidad no es la única diferencia. La miel tiene muchas ventajas sobre las demás hormonas. Aparte de ser un medio cien por cien orgánico, la miel tiene propiedades antihongos y antibacterianas. Su asepsia es absoluta, lo que nos garantiza un enraizamiento libre de problemas.

Por si fuera poco, el hecho de ser tan compacta hace imposible que nuestros esquejes puedan perecer por embolia. Ya sabéis: cuando una burbuja de aire penetra en el tallo. La miel hace de tapón natural evitando este problema tan desagradable.

Además, produce un efecto en nuestros esquejes conocido como fagocitosis, que consiste en el hecho de ir alimentando a las células del cambium a través de los distintos azúcaras que contiene. Este delicioso producto contiene hormonas que hacen que nuestros esquejes enraícen.

La técnica de enraizar usando miel no es nueva, ni mucho menos. En países como Australia se lleva haciendo más de 40 años y ya son muchos los jardineros que no quieren ni oír hablar de otro sistema. ¡Por algo será!

Si se decide por esta forma de enraizamiento no olvide mantener siempre el sustrato húmedo (no empapado) al igual que hace con sus esquejes normales. Si no lo hace, corre el riesgo de que la miel se cristalice matando a su clon.

Pero, en definitiva, eso es algo que hacemos siempre con todo tipo de esquejes, así que no existe diferencia remarcable en este sentido. Sobre todo, no olvide que nada como los productos orgánicos para todo. Son más respetuosos con el medio ambiente.

Una de las más prestigiosas jardineras de los U.S.A. Yolanda Vanveen, asegura en sus reportajes que no hay nada como la miel para enraizar. Para demostrarlo hace unos videos muy interesantes que pueden seguir en Yotube.


SAUCE LLORÓN

Otra de las formas más interesantes e infalibles de hacer nuestras propias hormonas enraizantes es utilizando las ventajas de los sauces llorones (Saliz Babylonica). Supongo que casi todos sabrán lo que es un sauce llorón, ¿no? Los tienen en cualquier parque y, sobre todo, a orilllas de cualquier río o estanque.

Si cogemos un esqueje o rama de estos árboles y lo introducimos directamente en la tierra enraizará sin problema alguno. Puede cortar un sauce llorón de un metro de diámetro por la mitad y meter la mitad separada en tierra.

¡Tenga la seguridad de que en breve estará repleto de raíces y pletórico! Esto es debido a las hormonas que tienen y que los convierten en ideales para nuestros propósitos. A continuación les facilitamos la receta que nosotros utilizamos siempre y que jamás ha fallado.

Cogemos unas cuantas ramas de sauce tiernas, es decir, las que ha desarrollado en primavera. Cogemos hojas y tallo y los cortaremos en trozos de unos cinco centímetros. No hace falta una gran precisión; hablo en términos aproximados.

Pensad que necesitaremos el equivalente a un vaso de trocitos por litro de agua. A continuación pondremos agua a hervir y, una vez llegue al punto de ebullición, echaremos nuestros trocitos, apagando el fuego, y dejaremos la mezcla reposar durante un par de horas.

Si no le apetece poner a hervir agua, eche sencillamente los trocitos en el agua y déjalos allí macerando un par de días. Es lo mismo. ¡Et voilà! Ya tenemos nuestra base enraizante. Procederemos como de costumbre. Haremos nuestros esquejes como siempre e introduciremos sus partes inferiores en nuestro mejunje. Para un mayor éxito los dejaremos allí entre dos y cinco minutos. Os aseguramos el éxito total de la operación y con un coste de cero euros.
EN TEMPORADA DE INVIERNO

Pero supongamos que decide probar este sistema en invierno, cuando los sauces no han brotado todavía. O sea, que no tienen hojas. En ese caso lo que deben hacer es seguir el mismo procedimiento por con trocitos de corteza. Todo lo demás es lo mismo, cantidades incluidas.

Por otra parte piensen que en este sistema es mejor poner de más que de menos. ¿Por qué? Sencillamente porque por mucho que pongamos no afectará negativamente el esqueje; lo contrario de lo que sucede con las hormonas en polvo convencionales de enraizamiento.

Si ponemos demasiado es muy negativo y deja de producir el efecto deseado. Con lo que nos vemos obligados a ser precavidos en su dosificación. Con el sauce llorón no se tendrá que preocupar por este aspecto ciertamente engorroso.


VITAMINA B1

Al principio de este reportaje hemos mencionado la benerva, vitamina B1 en ampollas muy baratas que se compran en cualquier farmacia sin dificultad. Si no lo tuviesen, ellos mismos se las encargan y esa tarde se las entregan.

La primera vez que se habló de este producto para el desarrollo de raíces fue hace ya más unos cuantos años y, desde entonces, no se para de hablar de ello en todos los foros cannábicos. En realidad es una técnica que proviene del mundo bonsái y que es aplicable al cannabis o a cualquier otra especie verde.

Lo que sucede es que esta vitamina B1 se emplea fundamentalmente para la promoción de raíces ya existentes más que para la creación de nuevas partiendo de cero. Pero, sin embargo, también se puede usar perfectamente en dicho menester. De hecho, el cannabis enraíza con suma facilidad.

Este verano pasado cortamos unos esquejes de nuestras plantas de exterior y los metimos en un vaso de agua que colocamos a la sombra. No hicimos nada más. Ni creamos un ambiente especial de humedad ni nada por el estilo. Tan solo los pusimos a la sombra asegurándonos de que jamás recibirían sol directo.

También quitamos todas las hojas menos el último par. Pues bien, en cuestión de 20 días todos los esquejes habían desarrollado unas raíces considerables. Si a esa agua le hubiera añadido benerva, hubiera acelerado el proceso notablemente.

¿QUÉ DOSIFICACIÓN EMPLEAMOS?

En realidad no existe una dosis predeterminada. Nosotros, personalmente, metemos 3 ampollas por cada litro de agua y punto. Removemos bien y dejamos los esquejes reposando en este mejunje al menos una hora.

A continuación los metemos en su contenedor de enraizamiento y a seguir el proceso normal de esquejado. Es fácil, barato, eficaz y muy cómodo. Pero, sobre todo, barato.

Pensad que por poco más de un euro solucionamos lo que de otra manera nos cuesta alrededor de los 10 euros. Laa crisis también nos afecta a los cannabicultores..

Como verán, cualquiera de los tres sistemas que os proponemos es muy fácil y económico. En algunos casos, como es el del sauce llorón, es totalmente gratis. Todos tienen alguna tienda cerca de casa donde comprar miel y una farmacia para comprar o encargar la benerva. En definitiva, si no dispone de medios económicos, no permita que ello merme su capacidad de producción.

Publicado el

Cinco remedios medicinales que puede elaborar con cannabis

Una buena opción para aprovechar los excedentes de la cosecha de este año es invertirlos en elaborar medicinas cannábicas como aceites, pomadas o infusiones. Son remedios caseros hechos a partir de marihuana, que cuentan con un amplio campo de acción sin casi contraindicaciones. Todo, gracias a las propiedades curativas de los cannabinoides que contiene la planta y su facilidad para interactuar con nuestro organismo.

1- Aceite medicinal para combatir el dolor y mejorar el ánimo

El aceite medicinal de cannabis, hecho a partir de un concentrado de resina de marihuana, es un producto muy eficiente para tratar los dolores de todo tipo, gracias a que contiene una elevada cantidad de CBD. Este cannabinoide activa unos receptores de nuestro cuerpo, llamados CB2, cuya función es inhibir el dolor y regular las inflamaciones, y que por tanto, al ser encendidos reducen el dolor que sentimos. Obviamente, también es un producto muy rico en THC, el principal cannabinoide y euforizante principio activo de la planta, que tomado en las dosis rebajadas del aceite medicinal de marihuana, provoca mejoras del ánimo y un efecto de bienestar. Para preparar este óleo cannábico, se aconseja utilizar variedades con un alto contenido de THC.

¿Para qué sirve? El aceite medicinal de cannabis ayuda a mitigar los dolores del cuerpo, tiene una acción antiinflamatoria y reduce la tensión arterial gracias, en gran medida, a los efectos sedantes del alcaloide conocido como CBD. También, mejora el estado de ánimo, estimula el apetito, ayuda a la regeneración de la piel, reduce la presión intraocular y rebaja las crisis de epilepsia, entre otras muchas más aplicaciones, gracias a la acción del THC y los otros cannabinoides que contiene la planta.

¿Cómo hacerlo? Se debe preparar un extracto puro de resina de marihuana, agitando durante diez minutos un par de docenas de cogollos y abundante hoja de manicurado en un tarro con alcohol etílico. Así, se disolverá toda la resina de los cogollos en el líquido, que deberemos aislar de la materia vegetal, usando por ejemplo un filtro de papel de café. Luego, dejaremos la mezcla de alcohol y resina pura durante cinco días a secar o más, hasta que veamos que el alcohol se ha evaporado y solo queda un óleo negruzco, que será el extracto casi puro de resina. Con este método y cantidades, obtendremos un par de gramos de resina pura que mezclaremos con veinte veces su peso en aceite vegetal, removiendo hasta que la mezcla quede homogénea.

2- Cremas analgésicas para aliviar los daños musculares y articulares

También podemos aprovechar los restos de la cosecha para incluir en nuestro botiquín una eficiente crema casera para paliar los dolores musculares y los achaques de las articulaciones. Este ungüento, tiene un efecto ‘caliente’ localizado que relaja los músculos y rebaja las molestias en los cartílagos. Su acción es muy efectiva en las zonas doloridas porque el cuerpo absorbe los cannabinoides a través de la piel, y éstos actúan de manera focalizada en el área por donde extendamos la pomada. Para elaborarla, sería genial que hubieses plantado variedades con un gran contenido de CBD.

¿Para qué sirve? Para tratar muy eficientemente los dolores musculares, las inflamaciones y los problemas reumáticos gracias a su acción localizada. Es muy útil, también, como tratamiento complementario para quemaduras y cortes ya que inhibe el dolor, protege de las infecciones y favorece el proceso de regeneración cutánea. Su uso está recomendado para gran número de problemas comunes de la piel como los forúnculos y abscesos, las dermatitis, los herpes labiales…

¿Cómo hacerla? Hay que remover al baño maría, durante entre dos y cuatro horas (y a no muy altas temperaturas, ya que los cannabinoides se degradan por el efecto del calor) un par de decenas de cogollos poco atractivos y abundante hoja de manicurado, en una solución de un litro de agua por la mitad de aceite. Después, debes congelar el líquido que saques al escurrir este brebaje y ponerlo a congelar hasta que el aceite se solidifique y se separe del agua. A este óleo petrificado, se habrán adherido los cannabinoides, y ya solo quedará juntarlo en un olla hirviendo con cincuenta gramos de cera de abeja y dejarlo reposar hasta que adopte una textura homogénea y consistente.

3- Jabón casero de mota para regenerar tu piel

El jabón hecho a partir de cannabis es otro de los productos caseros que podemos elaborar de manera artesanal para aprovechar los cogollos menos atractivos de la cosecha y las hojas de manicurado. No solo es una herramienta eficiente para limpiar y desinfectar la piel, sino que gracias a su alto contenido de vitamina E, proveniente del cannabis, ayuda a combatir los radicales libres y por ende, aumenta la regeneración de la piel. Su uso continuado asegura una piel limpia y tersa gracias a las grasas Omega 3 y 6 que contiene la hierba, y que ejercen una función hidratadora de la epidermis.

¿Para qué sirve? Se recomienda para gente con pieles sensibles o alergias cutáneas porque sus propiedades previenen los hongos y regulan el PH de la piel. Gracias a su alto nivel de vitamina E, es muy eficiente para combatir la piel seca o agrietada, la caspa, la urticaria y las erupciones cutáneas leves.

¿Cómo hacerlo? Hay que poner a calentar 5 kilos de manteca de coco en un recipiente a 35º, a la vez que en otro, disolvemos 670 gramos de sosa caústica a la misma temperatura. Luego, hay que juntarlos y removerlos durante dos horas. En ese lapso, iremos añadiendo 670 gramos de harina de avena a la mezcla, 25 gramos de harina de cáñamo, y 50 ml de aceite de marihuana. Cuando esta pócima parezca homogénea hay que verterla en un molde y dejarlo reposar un día entero, para después destaparlo, dejarlo secar durante medio día, y cortarlo en pequeños bloques que dejaremos ‘curar’ durante 3 o 4 semanas.

4- Apósitos para los cortes, heridas y quemaduras

Los cataplasmas de marihuana, o vendas calientes con relleno de mota, forman parte de la ancestral tradición farmacológica europea y se utilizaban hace siglos para tratar las quemaduras, las erupciones y para paliar los dolores cutáneos muy severos, como los que provocaban los forúnculos de la peste negra. Dejaron de utilizarse durante la Edad Media porque la Inquisición consideraba que la naturaleza del cannabis era ‘satánica’. Es un remedio, casi olvidado, muy eficiente contra los problemas cutáneos gracias a las propiedades sedantes del cannabis y sus elementos regenerativos de la epidermis. Para hacerlas es recomendable utilizar plantas que mezclen las subespecies Indicas y Rudelaris por su alto contenido de CBD, que produce efectos sedantes y bloquea el dolor.

¿Para qué sirven? Es un tratamiento muy efectivo contra las lesiones cutáneas porque la piel absorbe de manera muy rápida los cannabinoides de la marihuana y estos consiguen entrar rápidamente en las células de nuestro organismo, llevando a cabo su acción reparadora. El potencial sedante de la marihuana inhibe los dolores de las heridas, mientras que otros componentes suyos como la vitamina E favorecen la regeneración de la epidermis.

¿Cómo hacerlo? Para hacerlas, hay que meter la máxima cantidad de hojas de manicurado y algún resto de cogollos, que nos quepan dentro de unas gasas o telas de algodón que estén muy calientes y húmedas. La materia vegetal tiene que quedar en el dorso interno del apósito, que aplicaremos, y pegaremos a la zona que queramos tratar.

5- Té de raíces para tratar el organismo desde dentro

Estudios recientes han demostrado que las raíces de la marihuana también contienen cannabinoides, en especial CBD, lo que las convierte en otra parte de la planta susceptible de ser utilizada para fines medicinales. Algo que se hace en la medicina china desde hace casi 4.000 años, cuando el sistematizador de su medicina tradicional , el emperador Shen Nung, incluyó su uso en su célebre libro de medicina Pent Sao, uno de los tratados de medicina más antiguos que se conocen.
 
¿Para qué sirve? La medicina china las utiliza desde hace más de 4.000 años como diurético, para tratar el asma, las obstrucciones respiratorias, las hemorragias internas y los dolores de la menstruación. Así como para mitigar los dolores de la cirugía de los órganos internos.

¿Cómo hacerlo? Para preparar el té de raíces hay que limpiarlas muy bien, cortarlas y molerlas hasta que éstas adquieran la consistencia de un polvo. Después las dejaremos secar hasta que hayan perdido toda la humedad y herviremos una pequeña porción del polvo restante – similar a la dosis de un té normal – en un litro de agua. No se puede hacer con plantas que hayan sido fertilizadas con abonos químicos o nutrientes ya que estas sustancias pueden afectar a nuestro sistema y su uso debe ser esporádico para tratar una dolencia; no se puede abusar de él, porque en grandes dosis — por ejemplo, si lo tomamos cada día— podría llegar a ser nocivo para la sangre.

Fuente: Dinafem

Publicado el

¿Qué son los cannabinoides? ¿Dónde se encuentran?

La palabra cannabinoides hace referencia a todas aquellas sustancias químicas, independientemente de su origen o estructura, que se enlazan con los receptores cannabinoides del cuerpo y del cerebro, y que tienen efectos similares a los producidos por la planta Cannabis sativa L. Sabemos que se trata de un grupo de sustancias muy amplio y diverso que puede clasificarse de varias formas, pero la más útil a nivel de comprensión de la diversidad en los cannabinoides es la siguiente:

Fitocannabinoides

Los fitocannabinoides hacen referencia a una clase de compuestos caracterizados por 21 átomos de carbono que aparecen únicamente en la naturaleza en la especie Cannabis sativa L. Se han descubierto ya en torno a 70 fitocannabinoides, incluidas sus formas ácidas y neutras, los análogos y otros productos de transformación. La planta sólo es capaz de sintetizar los fitocannabinoides directamente en sus formas ácidas no psicoactivas, y, por lo tanto, los principales fitocannabinoides presentes en el material vegetal fresco son Δ9-THCA, CBDA, CBGA y CBCA. Sin embargo, el grupo carboxilo no es muy estable y se pierde fácilmente en forma de CO2 bajo la influencia del calor o de la luz, lo que provoca la transformación en las formas neutras activas. Los fitocannabinoides ácidos se descarboxilan parcialmente en el proceso de secado y curado de los cogollos; posteriormente, en el material seco de la planta encontramos principalmente los fitocannabinoides ácidos, y algunas de sus formas activas neutras (Δ9-THC, CBD, CBG y CBC). Un largo proceso de secado de la materia vegetal generaría la reducción de los fitocannabinoides ácidos y el aumento de los neutros. Cuando la planta se consume fumada o cocinada, todos los fitocannabinoides ácidos se descarboxilan en sus formas neutras correspondientes debido a la acción del calor.
El método que suele utilizarse para descarboxilar pequeñas cantidades de material vegetal de Cannabis (por ejemplo 20 gramos) es colocarlo en un horno a 120 oC durante un periodo mínimo de 20 minutos; cocinar el Cannabis en mantequilla o aceite también iniciará el proceso, siempre que se haga durante el tiempo suficiente. Resulta curioso que el fitocannabinoide más estudiado, Δ9-THC, en su forma neutra es el principal responsable de los efectos psicoactivos provocados por el consumo del Cannabis, mientras que en su forma ácida, Δ9-THCA, no tiene actividad psicoactiva.

Endocannabinoides

Los endocannabinoides los producen casi todos los organismos del reino animal. Estos son ligandos endógenos naturales, producidos por los organismos animales y humanos, que se enlazan a los receptores cannabinoides. Los endocannabinoides y los receptores cannabinoides conforman el sistema endocannabinoide, implicado en una amplia variedad de procesos fisiológicos (como la modulación de la liberación de neurotransmisores, la regulación de la percepción del dolor, de las funciones cardiovasculares, gastrointestinales y del hígado). Los dos endocannabinoides principales que se han descubierto son la anandamida (N-araquidonoiletanolamida, ANA) y 2-araquidonilglicerol (2-AG). Los endocannabinoides son las moléculas que actúan como llave natural para los dos receptores cannabinoides principales CB1 y CB2, y provocan su activación y posterior acción. CB1 está principalmente ubicado en el sistema nervioso central, y es el responsable de los efectos mediados por procesos neuronales y los efectos “secundarios” psicoactivos. CB2 está principalmente situado en el sistema inmunológico, y es el responsable de los efectos inmunomoduladores. Los receptores CB2 se han descubierto hace poco en el sistema nervioso central, en las células microgliales y parece que también están presentes en determinadas neuronas, pero hoy en día sigue siendo una cuestión muy controvertida y sometida a debate.

Cannabinoides sintéticos

Son sustancias similares, o completamente diferentes, a los fitocannabinoides y los endocannabinoides, pero, a diferencia de ellos, son totalmente sintéticos y creados en laboratorio. Un ejemplo de esto es el dronabinol (Δ9-THC sintético), que es el principio activo del MARINOL®, una medicina comercializada en forma de cápsulas en los Estados Unidos desde el año 1985 para las náuseas, los vómitos, la pérdida de apetito y la pérdida de peso. Otro de los ejemplos es el nabilone, principio activo de CESAMET®, un medicamento aprobado para el control de las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia contra el cáncer. Ambos medicamentos están aprobados para estos fines en los Estados Unidos, el Reino Unido, Suiza, Canadá y España. Más recientemente, algunos cannabinoides selectivos para el receptor CB1, como por ejemplo JHW-018 y JHW-073, se han utilizado como ingredientes psicoactivos de “smart drugs” comercializadas como imitaciones de los efectos del Cannabis, conocidas por ejemplo con el nombre de “Spice”. Aún no se tiene mucha información de cómo afectan a los humanos los cannabinoides sintéticos, aunque muchos de ellos han demostrado ser más activos y provocar más ansiedad y pánico en las personas que los fitocannabinoides. Los cannabinoides sintéticos han sido diseñados como herramientas para la investigación científica en el campo cannabinoide, aunque nunca han superado los ensayos clínicos necesarios para demostrar que resultan seguros para el consumo humano: en teoría, nunca deberían haber salido del laboratorio en el que se diseñaron y sintetizaron.

¿En qué parte de la planta se producen los fitocannabinoides?

Está ampliamente aceptado que los fitocannabinoides se sintetizan y almacenan principalmente, si no en su totalidad, en pequeñas estructuras denominadas tricomas glandulares; los tricomas están presentes en la mayoría de las superficies aéreas de la planta. En estas estructuras, ademas de los cannabinoides, se encuentran tambien la mayoría de los terpenos (monoterpenos y sesquiterpenos), los que confieren un aroma diferente a cada especie, en función de su combinación y contenido relativo. Por esta razón, puede decirse que los tricomas son la parte del Cannabis que resulta más interesante para los expertos en farmacognosia.

Los investigadores del Cannabis suelen describir dos tipos de tricoma no glandular (tricomas unicelulares sencillas y tricomas cistolíticos), que no se han asociado con la biosintesis de los terpenoides. En las plantas hembra se han descrito tres tipos de tricoma glandular, estos son los tricomas bulbosos, los tricomas capitados sesiles y los tricomas capitados pedunculados. Se ha comprobado que las plantas macho presentan un cuarto tipo de tricoma glandular, el tricoma glandular de las anteras, que solo se ha podido encontrar en las anteras.

Aunque los tricomas pueden encontrarse en todas las plantas tanto macho como hembra, las concentraciones máximas de fitocannabinoides (en % de material de planta seca) pueden encontrarse en las brácteas de la inflorescencia femenina, con un contenido que alcanza entre el 20 y el 25%. Los fitocannabinoides son más abundantes en los tricomas capitados pedunculados. Estos tricomas capitados pedunculados aparecen durante la floración, forman su cubierta más densa en las brácteas de las flores pistiladas, y también puede detectarse una alta concentración de los mismos en las hojas pequeñas que acompañan a las flores. En las hojas del follaje y en los tallos el contenido de fitocannabinoides es más bajo, mientras que en las raíces el contenido es muy bajo o completamente nulo. Básicamente no existen diferencias cualitativas en el espectro de fitocannabinoide entre las partes de la planta, solo existen diferencias cuantitativas. El papel de los fitocannabinoides en las plantas no se conoce muy bien: la hipótesis más plausible es que ofrecen propiedades defensivas para combatir el estrés biótico (insectos, bacterias y hongos) y abiótico (desecación y radiación ultravioleta) de la planta.

articles-cannabinoids_text_1

¿Cómo se producen en la planta los fitocannabinoides?

Ni la vía ni el emplazamiento de la biosíntesis de los fitocannabinoides se conocen completamente, pero algunos autores suponen que se sintetizan en células de disco especializadas (Ilustración 1), presentes en los tricomas glandulares. Posteriormente, se acumulan en la cavidad secretora adyacente y, por último, se expulsan en forma de resina, o se secretan las sintasas de los fitocannabinoides directamente a la cavidad secretora.

Una importante variación estructural de los fitocannabinoides se encuentra en la cadena lateral alquilíca. De hecho, en el fitocannabinoide más común Δ9-tetrahidrocannabinol (Δ9-THC) el grupo alquilíco es un pentil, mientras que en su homólogo Δ9-THCV denominado utilizando el sufijo “varin” o “varol”, la cadena de pentilo se sustituye por una cadena de propilo. Estas variaciones se explican con el hecho de que el pirofosfato de geranilo se puede combinar con el ácido olivetólico, y/o el ácido divarínico. Estos son el punto de partida en la biosíntesis de los fitocannabinoides, lo que deriva en la formación de los fitocannabinoides intermedios ácido cannabigerólico (CBGA) y/o ácido cannabigevarólico (CBGVA) respectivamente. El intermedio CBGA/CBGVA se procesa siguientemente mediante la sintasa CBD, que convierte el CBGA/CBGVA en CBDA/CBDVA, y mediante la sintasa Δ9-THC, que convierte el CBGA/CBGVA en Δ9-THCA/Δ9-THCVA. Tanto la proporción entre los fitocannabinoides intermedios propilicos y pentilicos como la presencia de la sintasa CBD y/o la sintasa Δ9-THC se determinan de forma genética.

Todas las plantas expresan la sintasa CBC, que compite por el mismo intermedio CBGA/CBGVA que la sintasa CBD y/o la sintasa Δ9-THC. En plantas de Cannabis “normales”, la sintasa CBC está activa principalmente en el estado juvenil, y esto provoca la detección de una proporción más alta de este fitocannabinoide concreto durante la etapa vegetativa, en comparación con la etapa reproductiva.

Los productos de degradación de los fitocannabinoides ácidos como el CBNA (ácido cannabinólico) y el CBLA (ácido cannabiciclólico) aparecen como artefactos, y están derivados de diversas influencias como son la luz ultravioleta, la oxidación y la isomerización.

La vía biosintética para la producción de los fitocannabinoides se muestra en la Ilustración 2.

articles-cannabinoids_text_2

Introducción básica a los fitocannabinoides no psicoactivos más importantes

La planta del Cannabis contiene numerosos fitocannabinoides con psicoactividad débil o nula que, desde un punto de vista terapéutico, podrían resultar mucho más prometedores que el Δ9-THC.

El CBD es un fitocannabinoide no psicotrópico importante que produce una gran cantidad de efectos farmacológicos, antioxidantes y antiinflamatorios entre otros, transmitidos mediante varios mecanismos. Se ha evaluado clínicamente en cuadros de ansiedad, psicosis y desórdenes del movimiento, y para aliviar los dolores neuropáticos en pacientes con esclerosis múltiple (en algunas ocasiones en combinación con el Δ9-THC con una proporción de 1:1, como por ejemplo en el SATIVEX®).

El CBDA no se enlaza a los receptores cannabinoides CB1 o CB2, aunque es un inhibidor de COX-2 selectivo que ejerce efectos antiinflamatorios. Puede enlazarse a determinados receptores vaniloides, sin embargo, los efectos que actúan como receptores vaniloides no se comprenden en su totalidad; además, ejerce acciones contra la proliferación.

El CBG ejerce actividad contra la proliferación y antibacteriana. Es un ligando del receptor cannabinoide CB2, y un inhibidor de la reabsorción de anandamida; además, es un ligando vaniloide.

El CBC puede provocar hipotermia, sedación e hipoactividad en los ratones, ejerce actividad antiinflamatoria, antimicrobiana y ligera actividad analgésica, y es un potente antagonista de vaniloides y un débil inhibidor de la reabsorción de anandamida.

via:  fundacion-canna.es

Publicado el

La evidencia a favor de la cannabis terapéutica

Estudios avalan la efectividad de la cannabis como una opción para elcannabis-medicinal tratamiento del dolor, proveniente de diferentes enfermedades como el cáncer, epilepsia refractaria, esclerosis, parkinson, etc.

“Fueron años de exámenes, tratamientos y diferentes remedios para terminar con el dolor de mis migrañas crónicas, pero nada funcionó. Hasta que un día probé la marihuana y mi jaqueca desapareció”, cuenta Daniela Jiménez, madre y diseñadora, que tras cerca de ocho años probando diferentes métodos decidió optar por la cannabis.

Así como Daniela, cada vez es más común, tanto en Chile como en el mundo, el uso de marihuana y sus derivados para alivianar el dolor y síntomas provenientes de diferentes enfermedades como cáncer, epilepsia, esclerosis, etc.

A pesar de que existe mucha gente que en el país no está de acuerdo con legislar al respecto, ya sea por uso terapéutico o por ocio, está respaldado por varios estudios la efectividad de la cannabis y sus derivados para alivianar el dolor provenientes de diferentes enfermedades.

Un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine en el año 1999, descubrió que los sectores de Estados Unidos en que se había implementado leyes sobre el consumo de marihuana con fines medicinales,se vio una reducción de sobredosis, y por lo mismo de muertes, generadas por analgésicos recetados. Los estados con libertad sobre el uso de cannabis terapéutica, tenían tasas de mortalidad por sobredosisen promedio 24,8% más bajas en comparación a los estados sin leyes que regularan el uso de esta hierba para fines médicos.

Un nuevo estudio surgió luego del publicado en 1999, cuando unos investigadores de Pennsylvania analizaron los datos sobre las muertes por sobredosis por opioides anuales en Estados Unidos a partir del último estudio, cuando tres estados habían legitimado el uso de marihuana medicinal, hasta 2010, cuando otros 10 estados más tenían leyes sobre el tema.

En esta investigación se analizó que en estas ciudades se había mostrado una disminución del uso de analgésicos, reduciendo el riesgo de la sobredosis(un tema que preocupaba a Estados Unidos, ya que actualmente 46 personas mueren al día en ese país por uso de analgésicos que son recetados por doctores, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades) y que finalmente arrojó la conclusión de que la hierba sí es efectiva para paliar el dolor.

¿Qué pasa en Chile?

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el 61 % de los chilenos dice haber presentado algún dolor frecuente o permanente en el último año. Dentro del país han surgido varias iniciativas sobre terapias alternativas para disminuir el dolor en pacientes enfermos, dentro de éstas se encuentra la Fundación Daya.

Esta organización sin fines de lucro cuenta con la ayuda de doctores, terapeuta, ingenieros, etc. Nació a principios de año como una respuesta a la necesidad de muchos chilenos que luchaban contra el dolor y cuyo principal objetivo es investigar y promover el uso de terapias alternativas (dentro de éstas el consumo de cannabis y sus derivados) para terminar con el sufrimiento humano en diferentes enfermedades, e influir en el diseño de políticas públicas que promuevan el bienestar general de la población.

Su presidenta es la actriz Ana María Gazmuri quién dijo a El Definido que están trabajando con pacientes oncológicos en dos etapas, primero a quienes están pasando por quimioterapia, los acompañan en su proceso y los orientan en el uso de métodos alternativos para disminuir las molestias propias que vienen por este tipo de terapias, segundo, aquellos que tienen cáncer terminal para que utilicen la cannabis como una forma de cuidado paliativa, ya que funciona con más eficiencia y menores efectos secundarios en comparación a analgésicos recetados.

También apoyan a un grupo de padres que tienen hijos con epilepsia refractaria, que ya son más de 40, los cuales están actuando de forma autónoma, pero bajo el alero de la fundación la cuál le está entregando información y apoyo. Por último, pacientes con Parkinson, esclerosis y en general enfermedades que involucren dolores fuertes.

“Es fundamental los cambios que se puedan hacer a nivel estructural, de legislación. Todo esto tiene que ir respaldado por la educación e información correcta sobre las terapias existentes” dijo Gazmuri.

El salubrista del Colegio Médico, Sergio Sánchez comentó a El Definido que los fármacos provenientes de la cannabis, más que una terapia alternativa, pueden ser una salida terapéutica en vez de usar opioides para el tratamiento del dolor. “Hasta el momento el tratamiento estándar es con opioides, pero hay pacientes que o no le funcionan o tienen mayores efectos secundarios que positivos, por lo que el uso de la cannabis pasaría a ser una alternativa de primera línea” aseveró Sánchez.

Cannabis medicinal aceptado en Chile: por primera vez

Este 8 de septiembre el intendente de la región Metropolitana de Chile, Claudio Orrego, informó sobre la aprobación por parte de las autoridades para el proyecto de plantación de marihuana en la comuna de La Florida para “uso medicinal y académico”.

Por primera vez en el país se aprobó la plantación por parte de las autoridades, luego de que se presentara el pasado 23 de mayo ante el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), una propuesta de la municipalidad de La Florida en conjunto a la Fundación Daya para el uso de cannabis en el tratamiento de pacientes con cáncer y epilepsia. Antes de ser aprobado Gazmuri destacó que “este sería el primer cultivo de cannabis medicinal de Latinoamérica”

Publicado el

Un estudio demuestra que el THC del cannabis puede ralentizar el crecimiento del tumor

Científicos de la Universidad de East Anglia y de la Universidad Complutense de Madrid han mostrado que el principal ingrediente psicoactivo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC), podría reducir el crecimiento del tumor en pacientes con cáncer. La investigación revela la existencia de plataformas de señalización hasta ahora desconocidas que son las responsables del exitoso efecto de esta droga en la tumores. Ahora, los científicos esperan que estos hallazgos ayuden a desarrollan un equivalente sintético con propiedades anticancerígenas.

El equipo de investigadores, liderados por Peter McCormick, doctor de la facultad de Farmacia de la UEA, han utilizado muestras de células humanas cancerígenas para inducir tumores en ratones y, a continuación, tratarlos con determinadas dosis de tetrahidrocannabinol. De este modo, encontraron que los dos receptores de las células implicados y responsables del efecto antitumoral de la droga eran el CB2 y el GPR55, algo que hasta ahora no estaba claro.

El propio doctor McCormick asegura: ‘El THC es conocido por actuar a través de una familia específica de receptores de células llamadas receptores de cannabinoides; sin embargo, no estaba claro cuál de estos receptores eran responsables de los efectos antitumorales del THC’.

La interacción conjunta de estos dos receptores es la que media los efectos del THC. Estos resultados, publicados en la revista Journal of Biological Chemistry, suponen un importante paso para el desarrollo de terapias que en el futuro puedan dar ventaja a la Medicina con respecto al crecimiento del tumor.

El doctor Peter McCormick también advierte de los riesgos de la automedicación motivada por estos resultados. ‘Nuestra investigación utiliza un compuesto químico aislado y la concentración correcta y su objetivo es conducir a que en un futuro los enfermos tengan a su disposición un equivalente sintético seguro’.

VER INFORME COMPLETO (inglés)